La llave nos hace libros, nos hace libres.
La llave nos hace libros, nos hace libres.

Aquí irán apareciendo cada semana un texto, digno de formar parte de la BILIOTECA HUMANA de este proyecto.

 

Lo ideal sería que todas las personas-libro construyamos, poco a poco, este espacio. No sólo proponiendo textos posibles, sino también, grabando dichos textos.

 

En fin, si quieres puedes aportar tu granito de arena dejándolo aquí.

SEMANA VIGÉSIMO TERCERA.

LA LUZ ES COMO EL AGUA (fragmento).

 

La noche del miércoles, como todos los miércoles, los padres se fueron al cine. Los niños, dueños y señores de la casa, cerraron puertas y ventanas, y rompieron la bombilla encendida de una lámpara de la sala. Un chorro de luz dorada y fresca como el agua empezó a salir de la bombilla rota, y lo dejaron correr hasta que el nivel llego a cuatro palmos. Entonces cortaron la corriente, sacaron el bote, y navegaron a placer por entre las islas de la casa.


Esta aventura fabulosa fue el resultado de una ligereza mía cuando participaba en un seminario sobre la poesía de los utensilios domésticos. Totó me preguntó cómo era que la luz se encendía con sólo apretar un botón, y yo no tuve el valor de pensarlo dos veces.


-La luz es como el agua -le contesté: uno abre el grifo, y sale.


De modo que siguieron navegando los miércoles en la noche, aprendiendo el manejo del sextante y la brújula, hasta que los padres regresaban del cine y los encontraban dormidos como ángeles de tierra firme. Meses después, ansiosos de ir más lejos, pidieron un equipo de pesca submarina. Con todo: máscaras, aletas, tanques y escopetas de aire comprimido.

-Está mal que tengan en el cuarto de servicio un bote de remos que no les sirve para nada -dijo el padre-. Pero está peor que quieran tener además equipos de buceo.

Llamados de urgencia, los bomberos forzaron la puerta del quinto piso, y encontraron la casa rebosada de luz hasta el techo. El sofá y los sillones forrados en piel de leopardo flotaban en la sala a distintos niveles, entre las botellas del bar y el piano de cola y su mantón de Manila que aleteaba a media agua como una mantarraya de oro. Los utensilios domésticos, en la plenitud de su poesía, volaban con sus propias alas por el cielo de la cocina. Los instrumentos de la banda de guerra, que los niños usaban para bailar, flotaban al garete entre los peces de colores liberados de la pecera de mamá, que eran los únicos que flotaban vivos y felices en la vasta ciénaga iluminada. En el cuarto de baño flotaban los cepillos de dientes de todos, los preservativos de papá, los pomos de cremas y la dentadura de repuesto de mamá, y el televisor de la alcoba principal flotaba de costado, todavía encendido en el último episodio de la película de media noche prohibida para niños.

Al final del corredor, flotando entre dos aguas, Totó estaba sentado en la popa del bote, aferrado a los remos y con la máscara puesta, buscando el faro del puerto hasta donde le alcanzó el aire de los tanques, y Joel flotaba en la proa buscando todavía la altura de la estrella polar con el sextante, y flotaban por toda la casa sus treinta y siete compañeros de clase, eternizados en el instante de hacer pipí en la maceta de geranios, de cantar el himno de la escuela con la letra cambiada por versos de burla contra el rector, de beberse a escondidas un vaso de brandy de la botella de papá. Pues habían abierto tantas luces al mismo tiempo que la casa se había rebosado, y todo el cuarto año elemental de la escuela de San Julián el Hospitalario se había ahogado en el piso quinto del número 47 del Paseo de la Castellana. En Madrid de España, una ciudad remota de veranos ardientes y vientos helados, sin mar ni río, y cuyos aborígenes de tierra firme nunca fueron maestros en la ciencia de navegar en la luz.

La luz es como el agua (en Doce Cuentos peregrinos).
Texto completo en pdf para descargarlo.

SEMANA VIGÉSIMO SEGUNDA.

SEMANA VIGÉSIMO PRIMERA.

Este cuento de Daniel Monedero, ilustrado por Óscar T. Pérez, fue un regalo que ambos autores hicieron a Territorio Ebook de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en los inicios del proyecto Artistas insólitos (o investigar y dinamizar la lectura en formato electrónico con niños de entre 9 y 12 años).

 

EL LECTOR INSÓLITO.

 

El lector insólito no es un lector como los demás. El lector insólito lee en cualquier lugar: lee en su sofá de lectura, lee sentado en el suelo. Lee bajo la ducha y tumbado en el tejado de su casa. Lee subido a un armario y a lomos de un caballo si es necesario. Algunos cuentan que incluso lo ha hecho subido en un trapecio y hay quien dice que leía mientras jugaba al baloncesto.

El lector insólito, si pudiera, leería incluso subido a una nube.

El lector insólito lee despierto, pero también lee dormido: con los ojos cerrados vuelve a leer los párrafos que se han quedado pegados en el interior de sus párpados. Y en ocasiones lo hace en estado de sonambulismo. En mitad de un sueño, camina por su casa en busca de su biblioteca y lee lo primero que encuentra en ella y es por eso que al despertar, el lector insólito conoce aventuras y personajes que no sabe cómo han llegado a su cabeza.

El lector insólito, si pudiera, leería hasta en la superficie de la luna.

Y no es sólo que el lector insólito lea en los lugares más extraños e inesperados, es que también lee todo lo que cae en sus manos: lee libros de todos los géneros, de todos los estilos, de todas las formas y tamaños: lee libros de papel, libros digitales y cuando se le terminan los libros, lee en los graffitis de las paredes, las etiquetas del champú, y las palabras que se les cae a otros lectores de los bolsillos cuando caminan muy rápido por la calle.

El lector insólito, si pudiera, leería hasta lo que todavía no está escrito.

El lector insólito lee con los ojos, con las manos, con las orejas, lee con la nariz y lee con el pelo.

 


ALGUNOS LECTORES INSÓLITOS

El lector insólito. (Texto completo).
Este cuento de Daniel Monedero, ilustrado por Óscar T. Pérez, fue un regalo a Territorio Ebook de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

SEMANA VIGÉSIMA.

Uno de sus maravillosos textos.
Uno de sus maravillosos textos.

La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella. La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo. Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchan por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se rescriben las biografías y la historia. 

 

El libro de la risa y el olvido.

Milan Kundera.

SEMANA DECIMONOVENA.

(Para conmemorar el DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA).

Gustavo Adolfo Becquer
Gustavo Adolfo Becquer

RIMA IV


No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
        habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
        palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
        de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
        perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
        ¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
        las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
        que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
        no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
        ¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
        sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
        a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
        batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
        ¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
        los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
        al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
        dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
        ¡habrá poesía!

 

(No tengo ni idea cuál es la serie, pero me saltó en youtube buscando el texto...).

SEMANA DECIMOCTAVA

(Para animaros a encontrar textos infantiles).

Libro infantil ilustrado.
Libro infantil ilustrado.

MIRAMEH

         princesa

 

      Hija de un maharajá,

está considerada como una de las mujeres más bellas de todos los tiempos.

Sus muchos escándalos han marcado una época.

Desafía continuamente el protocolo, desprecia las normas

y no respeta jamás las conveniencias.

     Viste las ropas más excéntricas

     las más extrañas: de papel, muy ligeras,

     de cristal y hasta de plástico.

     Lleva el cabello rojo o azul,

     depende del día, rosa cuando está de buen humor,

     negro cuando está triste.

Come con los dedos los manjares más delicados,

pero puede darle por utilizar los cubiertos para cortar cuidadosamente

una patata frita o un pedazo de pan. La decoración de su palacio

está hecha a su imagen: piel de cebra para los sillones,

paredes rojo fuscia, platos color naranja y sillas transparentes.

Llama la atención a su paso. Su único temor:

que se la ignore; su único sueño: que se la adore.

 

 

Princesas olvidadas o desconocidas

(de Philippe Lechermeier, ilustrado por Rébecca Dautremer)

 

SEMANA DECIMOSÉPTIMA.

Leer, te hace libro.
Leer, te hace libro.

Leer. Leer sin ganas. Leer por aburrimiento. Leer para no hacer ruido. Leer para dejar que tu padre duerma la siesta. Leer porque no te dejan poner la tele. Leer porque ya nadie quiere contarte un cuento. Leer porque te han castigado sin salir. Leer porque estás en la cama con fiebre. Leer porque estás solo. Leer porque imitas a tus hermanos mayores. Leer porque lo hace tu madre. Leer libros para niños. Leer novelas que no te dejan leer. Leer hasta que te apagan la luz. Leer sin leer, pensando en otra cosa. Leer en la biblioteca. Leer todos los libros de la biblioteca infantil. Leer porque tu hermana lee en la cama de al lado. Leer libros de Tintín en casa de tu abuelo. Reir porque tu tía llora con una novela. Llorar porque te da pena el abominable hombre de las nieves. Leer y leer y leer cinco líneas sobre sexo. Leerlas y leerlas una vez más. Leer porque quieres estar solo. Leer porque te sientes solo. Leer porque te crees distinto. Leer para encontrar almas gemelas. Leer aquello que aún no has vivido. Leer para llenarte la cabeza de pájaros. Leer para presumir. Decir que has leído un libro que no has leído. Resumir libros en literatura que no has leído. Sacar buenas notas en literatura haciendo resúmenes de libros que no has terminado. Leer para imitar lo que que has leído. Leer para fardar. Leer para ligar. Leer para consolarte de un abandono. Leer por falta de planes. Leer por falta de amor. Leer porque se ha ido con otra. Leer para que no digan. Leer mientras esperas. Leer sentado en el wáter. Leer para dormirte. Leer para poder hablar con él. Leer el libro que él te recomendó. Leer para sorprenderle. Leer por puro gusto. Leer por vaguería. Leer porque no te gustan los deportes. Leer porque no tienes un duro. Leer para olvidar. Leer para recordar. Leer para aprender. Leer un coñazo impresionante. Leer un libro que no quieres que se acabe. Leer el libro de un amigo. Leer todos los libros de un hombre que te gusta. Leerle el pensamiento. Leer el libro que él está leyendo. Leer el libro que él querrá leer después. Leerle a tu hijo. Leerle hasta que se quede dormido. Leerle hasta que te quedas dormida. Leerle el Tintín que tú leíste. Leerle cuando se muere el Abominable Hombre de las Nieves. Leerle y consolarle luego su llanto inconsolable. Leerle para que aprenda a estar solo. Leerle para volver a vivir la infancia. Leerle por gusto. Ver cómo un hijo lee. Releer. Leer sólo lo que te gusta. Leer sólo aquello que te emocione. Leer por amor. Leer a su lado

 

Elvira Lindo.

SEMANA DECIMOSEXTA.

Federico García Lorca
Federico García Lorca
 
EL POETA PIDE A SU AMOR QUE LE ESCRIBA


Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal, la piedra inerte
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí, rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena, pues, de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena noche
del alma para siempre oscura.

SEMANA DECIMOQUINTA

Canción donde se explica , bien explicado, que al pronunciar una sola palabra puedes hacer tu biografía ( Luis Rosales)

La palabra que decimos

viene de lejos,

no tiene definición,

tiene argumento.

 

Cuando dices: nunca

cuando dices:  bueno,

estás contando tu historia

sin saberlo

JORNADA ESCOLAR DE LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA (Semana Decimocuarta)

Profit in Peace ( Ocean Colour Scene)

All the people under broken homes
Don't wanna fight no more
All the people nursing shattered bones
Don't wanna fight no more
But theres no profit in peace
So we've gotta fight some more

 

And all these who are in foreign lands
Don't wanna fight no more
And all those who lost their feet or hands
Don't wanna fight no more
But there's no profit in peace boys
We gotta fight some more

Hey we don't fight no more
Hey, Hey, Hey, We don't wanna fight no more
But theres no profit in peace
So we gotta fight some more

And all those just trying to play their part
Don't wanna fight no more
And all those who own a human heart
Don't wanna fight no more
But there's no profit in what you want
So we must fight some more

And all those who got an axe to grind down
Don't wanna fight no more
And all those who got their burning lives
Don't wanna fight no more
But theres no profit in ever being right
So we must fight some more

And all the people under broken homes
Don't wanna fight no more
But there is profit in the land you own
So we must fight some more

And all those who got a tired face
Don't wanna fight no more
And all those who are lost without a trace
Don't wanna fight no more
But there is profit in the love of hate
So we must fight some more

DECIMOTERCERA SEMANA

El curioso Incidente del Perro a Medianoche ( Mark Haddon)

  Me llamo Christopher John Francis Boone. Me sé todos los países del mundo y sus capitales y todos los números primos hasta el 7.507.

 

            Hace ocho años, cuando conocí a Siobhan, me enseñó este dibujo.

 

 

1

 

 

            y supe que significa <<triste>>, que es como me sentí cuando encontré al perro muerto.

 

Luego me enseñó este dibujo

2

 

 

 

            y supe que significaba <<contento>>, como estoy cuando leo sobre las misiones espaciales Apolo, o cuando aún estoy despierto a las tres o las cuatro de la madrugada y recorro la calle de arriba a abajo y me imagino que soy la única persona en el mundo entero.

 

Después hizo otros dibujos

 

3

 

            pero no supe decir que significaban.

 

            Pedí  a Siobhan que me dibujara más caras de ésas y escribiera junto a ellas qué significaban exactamente. Me guardé la hoja en el bolsillo y la sacaba cuando no entendía lo que alguien me estaba diciendo. Pero era difícil decidir cuál de los diagramas se parecía más a la cara que veía, porque las caras de la gente se mueven muy deprisa.

 

            Cuando le conté a Siobhan lo que hacía, sacó un lápiz y otra hoja y dijo que probablemente eso hacía que la gente se sintiera muy


4

 

            Y  entonces se rió. Así que rompí mi hoja y la tiré. Y Siobhan me pidio disculpas. Ahora cuando no sé qué me está diciendo alguien le pregunto qué quiere decir o me marcho.

Emoticon 2
Emoticon 2
emoticón 3
emoticón 3
Emoticón 4
Emoticón 4

DUODÉCIMA SEMANA

Hubo eternidades en el que no exisitía...
Hubo eternidades en el que no exisitía...


   En algún apartado rincón del universo centelleante, desparramado en innumerables sistemas solares, hubo una vez un astro en el que animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue el minuto más altanero y falaz de la “Historia Universal”: pero, a fin de cuentas, sólo un minuto. Tras breves respiraciones de la naturaleza, el astro se heló y los animales inteligentes hubieron de perecer. Alguien podría inventar una fábula semejante pero, con todo, no habría ilustrado suficientemente cuán lastimoso, cuán sombrío y caduco, cuán estéril y arbitrario es el estado en el que se presenta el intelecto humano dentro de la naturaleza. Hubo eternidades en las que no existía; cuando de nuevo se acabe todo para él no habrá sucedido nada, puesto que para ese intelecto no hay ninguna misión ulterior que conduzca más allá de la vida humana. No es sino humano, y solamente su poseedor y creador lo toma tan patéticamente como si en él girasen los goznes del mundo. Pero, si pudiéramos comunicarnos con la mosca, llegaríamos a saber que también ella navega por el aire poseída de ese mismo pathos, y se siente el centro volante de este mundo. Nada hay en la naturaleza, por despreciable e insignificante que sea, que, al más pequeño soplo de aquel poder del conocimiento, no se infle inmediatamente como un odre; y del mismo modo que cualquier mozo de cuerda quiere tener su admirador, el más soberbio de los hombres, el filósofo, está completamente convencido de que, desde todas partes, los ojos del universo tienen telescópicamente puesta su mirada en sus obras y pensamientos.

Nube de palabras a partir del texto
Nube de palabras a partir del texto

UNDÉCIMA SEMANA

Me Basta Así ( Ángel González)

Si yo fuese dios

y tuviese el secreto,

haría

un ser exacto a tí:

lo probaría

( a la manera de los panaderos

cuando prueban el pan, es decir:

con la boca),

y si ese sabor fuese

igual al tuyo, o sea

tu mismo olor; y tu manera

de sonreir,

y de guardar silencio,

y de estrechar mi mano estrictamente,

y de besarnos sin hacernos daño

-de esto sí estoy seguro: pongo

tanta atención cuando te beso-:

                                 entonces,

si yo fuese Dios,

podría repetirte y repetirte,

siempre la misma y siempre diferente,

sin cansarme jamás del juego idéntico,

sin desdeñar tampoco la que fuiste

por la que ibas a ser dentro de nada;

ya no sé si me explico, pero quiero

aclarar que si yo fuese

Dios, haría

lo posible por ser Ángel González

para quererte tal como te quiero,

para aguardar con calma

a que te crees tú misma cada día,

a que sorprendas todas las mañanas

la luz recien nacida con tu propia

luz, y corras

la cortina impalpable que separa

el sueño de la vida,

resucitándome con tu palabra,

Lázaro alegre,

yo,

mojado todavía de sombras y pereza

sorprendido y absorto

en la contemplación de todo aquello

que, en unión de mí mismo,

recuperas y salvas, mueves y dejas

abandonado cuando - luego-callas ...

(Escucho tu silencio.

                             Oigo

constelaciones:existes

                               Creo en tí.

                                              Eres.

                                                     Me basta)

 

 

 

DÉCIMA SEMANA.

José Saramago, La flor más grande del mundo. (Portada del cuento).
José Saramago, La flor más grande del mundo. (Portada del cuento).

El niño se durmió debajo de la flor. Pasaron horas, y los padres, como suele suceder en estos casos, comenzaron a sentirse muy angustiados. Salió toda la familia y los vecinos a la búsqueda del niño perdido. Y no lo encontraron.


Lo recorrieron todo, desatados en lágrimas, y era casi la puesta de sol cuando levantaron los ojos y vieron a lo lejos una flor enorme que nadie recordaba que estuviera allí.


Fueron todos corriendo, subieron la colina y se encontraron con el niño que dormía. Sobre él, resguardándolo del fresco de la tarde, se extendía un gran pétalo perfumado, con todos los colores del arco iris.

 

NOVENA SEMANA

Las ciudades invisibles, de Italo Calvino.
Las ciudades invisibles, de Italo Calvino.

LAS CIUDADES Y LOS OJOS.

Vadeado el río, traspuesto el paso, el hombre encuentra enfrente, de pronto, la
ciudad de Moriana, con sus puertas de alabastro transparentes a la luz del sol, sus
columnas de coral que sostienen los frontones con incrustaciones de piedra
serpentina, sus villas todas de vidrio como acuarios donde nadan las sombras de las bailarinas de escamas plateadas bajo las arañas de luces en forma de medusa. Si no es su primer viaje, el hombre sabe ya que las ciudades como ésta tienen un reverso: basta recorrer un semicírculo y será visible la faz oculta de Moriana, una extensión de metal oxidado, tela de costal, ejes erizados de clavos, caños negros de hollín, montones de latas, muros ciegos con inscripciones desteñidas, asientos de sillas desfondadas, cuerdas buenas sólo para colgarse de una viga podrida.
De parte a parte parece que la ciudad continuara en perspectiva multiplicando
su repertorio de imágenes: en cambio no tiene espesor, consiste sólo en un anverso y un reverso, como una hoja de papel, con una figura de este lado y otra del otro, que no pueden despegarse ni mirarse.

OCTAVA SEMANA

El joven Cortázar
El joven Cortázar

Aplastamiento de las gotas

 

    Yo no sé, mira, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo, afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro, qué hastío. Ahora aparece una gotita en lo alto del marco de la ventana; se queda temblequeando contra el cielo que la triza en mil brillos apagados, va creciendo y se tambalea, ya va a caer y no se cae, todavía no se cae. Está prendida con todas las uñas, no quiere caerse y se la ve que se agarra con los dientes, mientras le crece la barriga; ya es una gotaza que cuelga majestuosa, y de pronto zup, ahí va, plaf, deshecha, nada, una viscosidad en el mármol.

    Pero las hay que se suicidan y se entregan enseguida, brotan en el marco y ahí mismo se tiran; me parece ver la vibración del salto, sus piernitas desprendiéndose y el grito que las emborracha en esa nada del caer y aniquilarse. Tristes gotas, redondas inocentes gotas. Adiós gotas. Adiós.

SÉPTIMA SEMANA

Poemas contra la violencia de género.

SEXTA SEMANA

¿Por qué escribe usted?

 

Porque el fantasma porque ayer porque hoy:
porque mañana porque sí porque no
Porque el principio porque la bestia porque el fin:
porque la bomba porque el medio porque el jardín

 

Porque Góngora porque la tierra porque el sol:
porque San Juan porque la luna porque Rimbaud
Porque el claro porque la sangre porque el papel:
porque la carne porque la tinta porque la piel

 

Porque la noche porque me odio porque la luz:
porque el infierno porque el cielo porque tú
Porque casi porque nada porque la sed

 

porque el amor porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque más
porque algún día porque todos porque quizás

QUINTA SEMANA

Oliverio Girondo.
Oliverio Girondo.

LLORAR A LÁGRIMA VIVA...

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.
Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo...
si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

CUARTA SEMANA

The New York Triology

It was a wrong number that started it, the telephone ringing three times in the dead of the night, and the voice on the other end asking for someone he was not. Much later, when he was able to think about the things that happened to him, he would conclude that nothing was real except chance. But that was much later.In the beginning, there was simply the event and its consequences. Whether it was all predetermined with the first word that came from the stranger's mouth, is not the question. The question is the story itself, and whether or not it means something is not for the story to tell.

TERCERA SEMANA

El autor...
El autor...

NO TE SALVES
.
No te quedes inmóvil al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca.
.
No te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer lo párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo.
.
Pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el jubilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo

SEGUNDA SEMANA

Le Petit Prince

J' appris bien vite á mieux connaître cette fleur. Il y avait toujours eu, sur le planète du petit prince, des fleurs très simples, ornées d'un seul rang de pétales, et qul no tenainet point de place, et qui ne dérangeaient personne. Elles apparaissaient un matin dans l'herbe, et puis  elles s'eteignaient le soir.

Mais celle-lá avait germé un jour, d'une graine apporté d'on ne sait où, et le petit prince avait survillé de très près cette brindille qui ne ressemblait pas aux autres brindilles. Ça pouvait être un noveau genre de baobab. Mais l'arbuste cessa vite de croître, et commenÇa de préparer une fleur.

PRIMERA SEMANA

Algo Me Aleja de Ti

Te vi salir

cuando yo entraba

al jardín de los imposibles                   

 

 

Estabas allí

pero tu mente volaba

a miles de kilómetros de mí

 

La orquesta tocaba “Moon River”

y el viento dejó de mentir

 

Creo recordar, que entonces

dijiste:

algo me aleja de ti

algo me aleja de ti

 

Te vi mezclar

a partes iguales

las comas y los puntos y aparte

 

Te vi lanzar

monedas al aire

sin saber la dirección que tomar

 

Pusiste en el crucigrama

la P de poema y puñal

al acabar, dijiste en voz baja:

algo me aleja de ti

algo me aleja de ti.

 

La orquesta tocaba “Moon River”

y el viento dejó de mentir

 

Creo recordar, que entonces

dijiste:

algo me aleja de ti

            Esta  composición describe la incertidumbre que podemos llegar a sentir cuando empezamos ser conscientes de que una relación ha comenzado a deteriorarse y ese alguien  querido ya no está cerca de nosotros.

 

 

Quique González:


Cantautor  madrileño, conocido por sus letras intimistas y la combinación de distintos estilos musicales dentro de un mismo trabajo. Desde 1998 ha publicado 8 trabajos.

El más reciente se titula Daiquiri Blues. La letra que hemos escogido para esta primera semana corresponde a la última canción de ese disco, que si bien es la única cuya letra no ha sido compuesta por él, sí refleja toda la esencia del hacer de este músico, tanto en el cuidado de los detalles como en la profundidad de los sentimientos que describe.
Si te interesa conocer algún dato más de este autor o escuchar alguna de sus composiciones sigue el siguiente enlace: www.quiquegonzalez.com